Espada Jineta

La Espada Jineta es un tipo de espada Nazarí que fue introducida en la península Ibérica en la época musulmana por los Zenatas. Se trataba de una espada de corte recto, doble filo con canal hasta la mitad, de empuñadura huesiforme y con pomo redondo, de una sola mano, y cuyos arriaces de forma redondeada caían hacia la hoja dejando un mínimo espacio entre sí.

Espada Jineta Boabdil

La espada Jineta tenía dos variantes muy bien diferenciadas: la de armas, cuyos ejemplares no se encuentran en museos, pero sí se les hace referencia en documentos de la época, y la de Parada u Oficialía.

ESPADA JINETA PLATA

De estas últimas son los ejemplares que podemos encontrar en los respectivos museos, como la Espada Jineta de Boabdil el Chico o la famosa y musulmana Tizona de El Cid, y son las que han servido para catalogar a estas espadas como armas lujosamente forjadas y ataviadas de los mejores materiales de la época.

ESPADA JINETA JUAN DE AUSTRIA

Fue por tanto la Espada Jineta una innovadora arma de guerra de la caballería musulmana, adoptada más tarde por los reinos cristianos, la que propició el desarrollo de las espadas jinetas en Al-Ándalus sobre todo en Granada, más acordes al tipo de lucha que revolucionó las guerras de conquista y reconquista peninsulares.

ESPADA JINETA JUAN DE AUSTRIA BRONCE

VER MÁS ESPADAS JINETAS

VER MÁS ESPADAS ÁRABES

 

Cimitarra Árabe Dorada

La Cimitarra es un sable con una hoja curva larga, originario de Oriente Medio. En tiempos de los cruzados, las espadas de Damasco se convirtieron en legendarias y fascinaban a los herreros de la parte de Europa Occidental. Tanto su fuerza como su belleza provenían del alto contenido en carbono, que en las espadas de Damasco estaba entre 1,5 y 2,0 por ciento. Así, al añadirle carbono al hierro reducido, el resultado era el de un material más duro.

Cimitarra Arabe dorada

El acero (que es el hierro con carbono) se preparaba en la India, donde se le llamaba pasta. Se vendía en forma de lingotes o de redondeles del tamaño de una medalla grande. Se cree que las mejores hojas se forjaron en Persia a partir de esas pastas, para hacer también escudos o armaduras. Aunque el acero de Damasco se conocía en todo el Islam, también se conocía en la Rusia medieval, donde se le llamaba bulat y en España (que fueron traídos por los moros), donde se hicieron famosas las espadas forjadas en las acerías de Toledo.

Cimitarra árabe dorada

VER MÁS ESPADAS ÁRABES

Daga mano izquierda

La daga de mano izquierda tiene su origen hacia mediados del siglo XVI, cuando se puso de moda la esgrima de armas dobles, es decir, el uso combinado de espada con el de la daga en la mano izquierda para detener los golpes del enemigo y aprovechar algún fallo en su defensa para hundirla en el cuerpo. Servían para desviar la espada del enemigo y para pinchar. Esta es una Daga Mano izquierda fabricada artesanalmente en Toledo (España) con vaina de cuero incluída. Con hoja y cazoleta en acero grabadas. Una pieza excepcional para coleccionistas. Largo: 53 cms.

Estas dagas tenían un perculiar guardamanos y se fabricaban sus guarniciones a juego con el de la espada compañera. Su guardamanos supuso un avance notable en lo referente a la protección de la mano, ya que hasta ese momento las dagas sólo contaban con una cruceta similar a la de sus hermanas mayores para detener los tajos del enemigo, así como para impedir que la mano se escurriese hacia la hoja al clavar. Esta otra daga mano izquierda con hoja en acero inoxidable lisa. Incluye vaina de cuero. Fabricada en Toledo (España).

Sus vainas eran de cuero e iban provistas de brocal y contera metálicos. Solían ir fijadas a la espalda, inclinadas hacia el lado izquierdo a fin de facilitar el desenfunde con la mano de ese lado, o en el costado derecho, en posición casi horizontal para el mismo fin. Como se puede suponer, los acabados de las mismas eran acordes a la categoría del arma.

VER MÁS DAGAS