Daga Darius película Alejandro Magno

Darío III Codomano (alredor 380 – 330 a. C.), último rey persa de la Dinastía Aqueménida. Darius o Dario era hijo de Arsames; el apelativo Codomano parece ser una forma adaptada al griego de su verdadero nombre, antes de adoptar el de Darío, para así evocar a Darío I y ganar legitimidad sobre el trono.

El nuevo rey pronto demostró ser más independiente y capacitado de lo esperado por Bagoas, que intentó recurrir de nuevo al veneno para eliminar al rey persa. Sin embargo, esta vez no tuvo éxito, ya que Darío, prevenido de las intenciones de Bagoas, le ordenó beber de la copa envenenada que éste le ofrecía.

Alejandro Magno era conocido por sus dotes militares. Dirigía su ejército desde las primeras líneas y su estrategia militar le llevo a conquistar un extenso territorio. Quizás el principal enemigo con el que se enfrentó fue el rey persa Darío III.

Parece ser que al intentar usar el trono de Darío después de derrotarlo, su baja estatura provocaba que la imagen fuera poco “magna” al no llegar sus pies al suelo.

Alejandro Magno (356-323 a. C.), rey de Macedonia, comenzó a reinar a los veinte años. Se apoderó primero de Grecia y, después de conquistar el inmenso Imperio Persa, siguió avanzando hacia la India.

Fue un gran estratega que nunca perdió una batalla, un visionario cuyos sueños, hazañas y destino dejaron huella en la Historia.

Cuando murió, a los 33 años, había forjado un imperio sin precedentes en la historia. Los personajes más influyentes de su vida fueron: Filippo, su padre; Olimpia, su madre; Hefestión, su gran amigo; Roxana, su ambiciosa mujer, y el general Ptolomeo, confidente y leal compañero de armas.

VER DAGA DARIUS PELÍCULA ALEJANDRO MAGNO

VER MÁS DAGAS

VER ESPADAS DE ALEJANDRO MAGNO

Dagas y Espadas Excalibur

Excalibur es la espada mítica del Rey Arturo. También tenemos la Daga Excalibur con hoja de acero inoxidable y empuñadura en Zamak. Fabricada en Toledo-España.

FICHA TÉCNICA DAGA EXCALIBUR:
Largo 40 cms.
Material Acero inoxidable
Fabricante Marto

Sobre el origen de la Espada Excalibur hay varias leyendas: La primera leyenda nos cuenta que Arturo la obtuvo después de sacarla de una roca donde se encontraba incrustada, por un acto de magia realizado por Merlín, a quien se le atribuiría su forja.

Espada Excalibur Rey Arturo

La segunda leyenda dice que al morir Arturo había roto su espada durante un combate contra Sir Pellinore. Merlín, lo llevó a un lago del cual surgió una bella joven, la Dama del Lago.

Esta Dama del Lago era una bruja poderosa que podía caminar sobre las aguas y tenía un castillo en el fondo de aquel lago. La Dama tenía en su poder a Excálibur, una espada mágica. Merlín le pidió dicha espada para su pupilo y ella se la entregó.

En la Abadía de San Galgano, cerca de la ciudad de Siena, Italia, se halla una espada incrustada en el suelo, que nunca se ha logrado sacar. La espada, que sobrevivió con el paso del tiempo, está protegida por un cristal para que nadie la estropee.

Aunque el arma se encuentra en medio de las ruinas de la abadía, la espada, en la que solo sobresale el mango, está próxima a la tumba de San Galgano.

Lo que si está claro es que Excálibur es el nombre más aceptado de la espada legendaria del Rey Arturo, a la que se le han atribuido diferentes propiedades extraordinarias a lo largo de las numerosas versiones del mito y las historias subsiguientes.

La leyenda de Excalibur y el Rey Arturo ha sido llevada a la gran pantalla con un éxito de taquilla impresionante, obteniendo varios premios Óscar de la Academia.

También, en varios lugares del mundo, se han hecho parques temáticos con el nombre de Excalibur y el Rey Arturo, los cuales tienen gran asistencia durante todas las épocas del año.

Miniespadas o abrecartas Excalibur están presentes en los escritorios de muchas personas. Para los coleccionistas y apasionados de la temática del Rey Arturo y su famosa espada Excalibur, tenemos la versión de esta legendaria espada y, como no, no puede faltar también la daga y el abrecartas.

VER DAGA EXCALIBUR

VER MÁS DAGAS Y ESPADAS EXCALIBUR

 

Dagas y Espadas Ricardo I Corazón de León

Ricardo I Corazón de León, Rey de Inglaterra, perteneciente a la dinastía Plantagenet (Oxford, 1157 – Châlus, Aquitania, 1199). Era el tercer hijo de Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania. Heredó de su madre el Ducado de Aquitania (1168) y el de Poitiers (1172), territorios en los que tuvo que guerrear continuamente para mantener sometida a la nobleza. En 1173-74 participó con su madre y sus hermanos en la gran rebelión contra su padre, el cual invadió sus dominios y le obligó a pedir perdón.

Volvió a rebelarse contra Enrique II en 1188, cuando el rey planeó dividir la herencia entre Ricardo y su hermano Juan sin Tierra; en esta ocasión, Ricardo se alió con el rey de Francia, Felipe II Augusto, al cual prestó homenaje feudal por sus dominios en el continente, combatiendo luego unidos contra Enrique hasta hacerle reconocer a Ricardo como único heredero.

En 1189 se convirtió en rey de Inglaterra, duque de Normandía y de Anjou, al morir su padre. Sin embargo, pasó fuera de Inglaterra la mayor parte de su reinado. Su obsesión era la Cruzada de la Cristiandad contra Saladino, que acababa de tomar Jerusalén; y, efectivamente, fue uno de los jefes de la Tercera Cruzada (1189-92), junto con el emperador alemán Federico I Barbarroja y el rey Felipe II de Francia.

Preciosa Espada Ricardo Corazón de León

A causa de ello, se desentendió de la Monarquía inglesa y de sus intereses en el continente europeo: malvendió el patrimonio real para financiar la Cruzada, y puso en grave riesgo sus territorios continentales al enemistarse con Francia (no estalló la guerra de momento, por estar los dos reyes igualmente comprometidos en la Cruzada).

De camino hacia Palestina, Ricardo se detuvo en Sicilia para asegurar los derechos de su familia en aquella isla frente a las pretensiones del emperador (Tratado de Mesina, 1190). Luego conquistó Chipre y Acre (1191). En Palestina tuvo continuos enfrentamientos con los cruzados alemanes y franceses, y no consiguió el objetivo de tomar Jerusalén.

Muerto Federico I y habiendo regresado a Francia Felipe Augusto, Ricardo concluyó una tregua con Saladino que garantizaba a los cristianos el libre acceso a los lugares sagrados de Jerusalén y la posesión de Acre (1192).

Intentó volver a Inglaterra evitando a sus muchos enemigos, pero no le fue posible, al naufragar su barco cerca de Venecia y ser reconocido su disfraz en Viena. Cayó prisionero del emperador Enrique II, que le obligó a pagar un fabuloso rescate para dejarle libre (1194). Por fin regresó a Inglaterra, para encontrar que su hermano Juan le había usurpado el Trono (indignado al verse desheredado por Ricardo, que en Sicilia había declarado heredero a su sobrino Arturo de Bretaña).

Fue coronado de nuevo, pero partió enseguida a Normandía, donde pasó sus últimos años luchando contra el rey de Francia. Murió durante el ataque a una fortaleza de su vasallo, el vizconde de Limoges, sucediéndole en el Trono su hermano Juan.

Ricardo fue considerado ya en vida la personificación del caballero cristiano medieval y se convirtió en una leyenda romántica después de su muerte: su entrega a la mística guerrera de la Cruzada, su peripecia aventurera por Europa y su larga ausencia del reino permitieron que surgiera el mito de un rey deseado por el pueblo y traicionado por enemigos desleales.

VER ESPADAS, DAGAS  Y ESCUDOS RICARDO CORAZÓN DE LEÓN

VER OTRAS DAGAS HISTÓRICAS

VER MÁS ESPADAS HISTÓRICAS