Espada Corta Costillas Funcional

La espada con puño de costillas tiene la empuñadura recubierta de alambre trenzado y suele añadirse encima del alambre una envoltura de cuero ajustado que marca el encordado interior.  La espada corta costillas sirvió como daga larga y como espada corta, haciéndola popular entre los caballeros de cualquier rango y clase social. Apropiada para llevar como una daga, pero con el poder de corte de una espada corta.

Esta espada corta costillas se diseñó pensando en fabricar un arma “todo en uno”. La hoja bien templada es ligera y muy rápida con el poder de corte de una espada corta. Podría pasar como una daga en pueblos donde sólo los nobles podían llevar abiertamente una espada, convirtiéndose en la favorita para hacer el bien. Era lo suficientemente larga para usar como defensa, pero también para el empuje. Fácil de llevar en el cinturón de montar.

Pomo y guarda de acero con una empuñadura de madera cubierta de cuero. Incluye vaina.
FICHA TÉCNICA:
Fabricante: WINDLASS STEEL CRAFTS
Largo 56 cms.
Ancho 5 cms.
Largo hoja 43 cms.
Peso 625 gr.
Grosor 0.47 cms.

VER ESPADA CORTA COSTILLAS FUNCIONAL

VER MÁS ESPADAS COSTILLAS

VER OTRAS ESPADAS FUNCIONALES

Espadas y sables funcionales de los piratas y corsarios

Los piratas y los corsarios usaban sables y espadas. La piratería siempre ha sido considerada como actos delictivos en el mar a bordo de un navío, aunque es necesario entender que pirata, corsario, bucanero y filibustero no son lo mismo. Además, estos términos se contextualizan en la historia marítima de América, principalmente del mar Caribe. Con el descubrimiento de América y la Conquista española y portuguesa se extendió notablemente la navegación marina de estos reinos, por los barcos cargados de oro, plata y otras riquezas extraídas a los indígenas de los territorios americanos.

Los piratas son muy antiguos en el mundo de la navegación, pero en los siglos XVI a XVIII atacaron libremente navíos e instalaciones de las coronas portuguesa y española y a cualquier otro navío que les pudiera dar riquezas de todo tipo. Los ejemplos más claros de piratas fueron Edward Teach Barbanegra, Calico Jack Rackham y Bartholomew Roberts.

Antes de su aparición en el mar Caribe, existieron los corsarios, cuyo grado de delincuencia todavía es motivo de controversia, ya que muchos los consideraban delincuentes y otros héroes nacionales. Los hombres y navíos que eran denominados corsarios, viajaban bajo la protección de una patente de corso, un documento en el que un rey les daba autorización a atacar barcos y enclaves de las potencias enemigas, no solo con el objetivo de robar, sino también entorpecer las actividades comerciales y detener el transporte de riquezas hacia el Viejo Mundo, para complicar el mantenimiento de las guerras en Europa. Fueron corsarios hombres como Sir Francis Drake, Walter Raleigh o Henry Morgan.

Los filibusteros atacaban naves pequeñas sin alejarse demasiado de la costa, fueron los primeros en convertir la piratería en algo más que un delito, llegando a crear una sociedad filibustera en las costas de Santo Domingo y la Tortuga, llamada la Hermandad de la Costa.

Con el paso del tiempo, los gobiernos europeos vieron una utilidad en los filibusteros y acogieron a muchos para que centrasen sus ataques sobre los territorios enemigos de sus patrocinadores, convirtiéndose en un punto medio entre el pirata y el corsario. Uno de los filibusteros más conocidos fue Jean David Nau, más conocido como François l’Olonnais, que se convirtió en el terror del Caribe durante casi veinte años.

Los bucaneros, cuyo origen es exclusivamente caribeño, en un principio eran cazadores de las islas. Su nombre procede del procedimiento, de origen indígena, que utilizaban para asar y ahumar la carne, llamado boucan. Esta carne era vendida en la costa a los navíos que ahí recalaban. Al ser perseguidos por las autoridades coloniales en Santo Domingo, principal enclave bucanero, muchos de ellos abandonaron su oficio para convertirse en piratas. Tanto por el tipo de ataques, cercanos a la costa, como por su proximidad cronológica y geográfica, muchos bucaneros se fusionaron con los filibusteros, formando las primeras tripulaciones cuyo único fin eran los actos de piratería, llegando a formar parte, también de la Hermandad de la Costa.

Lo más habitual era que los hombres que una vez fueron piratas, pasaran a ser corsarios, o viceversa; del mismo modo que muchos bucaneros acabaron siendo filibusteros, para después pasar a ser corsario. Tanto corsarios, como filibusteros, como bucaneros y piratas permanecieron en el imaginario popular y, a pesar de ser delincuentes, rufianes y peligrosos, pasaron a convertirse en héroes románticos, que si bien podían robar y matar, lo hacían para defender su vida en libertad, lejos de los dominios de los grandes monarcas europeos.

VER ESPADAS DE PIRATAS Y CORSARIOS

VER MÁS OBJETOS DE PIRATAS Y CORSARIOS

 

Espada Durandal de Roldán Funcional

Esta espada mítica Durandal fue entregada al Rey Carlomagno, Rey de los Francos, por un ángel y posteriormente fue entregada Roland, su paladín más feroz. Hay diferentes ideas de cómo fue originalmente la hoja de esta espada. Nuestro diseño es una interpretación medieval más fantástica de esta espada.

Durandarte, Durandal o Durendal fue la espada de Roldán, una de las espadas medievales más famosas y apreciadas de la historia. La espada Durandal acompañó a Roldán hasta su muerte en la batalla de Roncesvalles el 15 de agosto del 788. En los dos cantares (La Chanson de Roland y El cantar de Roncesvalles) se menciona que Carlomagno encuentra muerto a Roldán con la espada al lado.

Esta mítica espada medieval tiene una hoja ancha forjada a mano con acero de alto contenido de carbono 1065. La guarda en forma de cruz, la franja del puño y el pomo son plateados. El puño está forrado en cuero rojo. La gran empuñadura también luce el escudo de armas de Carlomagno por un lado, con la cara de un león por el otro, que representa la valentía de Roland. El pomo está forrado con cuero rojo fuerte con un diseño geométrico en relieve.

La espada viene con una vaina con diseño a juego y cinturones dobles hechos también de la misma piel de color rojo fuerte.
FICHA TÉCNICA:
Fabricante: WINDLASS STEEL CRAFTS
Largo 104 cms.
Ancho 4-5 cms.
Largo hoja 80 cms.
Peso 1530 gr.

También tenemos la elaborada espada Durendal de Roldán en Oro. Su figura ha pasado a los anales de la historia y de la épica, gracias a la batalla de Roncesvalles (15 de Agosto de 778). Las tropas de Carlomagno, volviendo del sitio de Zaragoza, sufrieron en el paso pirenaico de Roncesvalles un ataque de tribus vascas ayudadas por musulmanes. La estrechez del paso y el peso del armamento del ejército carolingio favorecieron el éxito de la emboscada sobre la retaguardia de los francos.

En éste trágico episodio murió Roldan, pero la leyenda le hizo pasar a los anales de la literatura (Chanson de Roldan, Rolandstat, Orlando Furioso, etc.) como el paladín, que con su espada mágica “Durendal”, regalo de su señor Carlomagno, y con el cuerno “Oliphant” se enfrentó a 100.000 sarracenos. A golpe de espada abrió un paso entre las montañas pirenaicas que aún hoy se llama “Bréche de Roland”.

FICHA TÉCNICA:
Fabricante: MARTO
Largo 117 cms.
Material Hoja: Acero inoxidable
Lugar de fabricación Toledo (España)

VER ESPADA DURANDAL FUNCIONAL DE ROLDÁN

VER ESPADA DURENDAL DECORATIVA ROLDÁN EN ORO

VER OTRAS ESPADAS FUNCIONALES

VER MÁS ESPADAS HISTÓRICAS