Espada San Maurice de Turin

San Mauricio o San Maurice Mártir fue un oficial de la Legión Tebana de soldados cristianos del Alto Egipto durante el reinado del emperador Maximiano Herculio, hacia el año 287. La legión Tebana estaría compuesta por 6.600 coptos cristianos egipcios que habían sido originalmente reclutados y estacionados en Thebias en el Alto Egipto.

San Mauricio es uno de los santos más populares en Europa Occidental. Hay más de 650 lugares sagrados que llevan su nombre solo en Francia y más de setenta ciudades llevan su nombre. En la Edad Media, San Mauricio fue el santo patrón de varias dinastías de Europa y de los emperadores del Sacro Imperio Romano, muchos de los cuales fueron ungidos ante el Altar de San Mauricio en la Catedral de San Pedro en Roma. El rey Segismundo de Borgoña donó tierras para un monasterio en su honor en 515. Enrique I (919-936) cedió la provincia suiza de Aargua a cambio de la Lanza de los Santos ; y otra reliquia sagrada, la Espada de San Mauricio (Viena), que sirvió como espada de coronación de los emperadores del Sacro Imperio Romano (Alemania y Austria, a veces con partes de Italia) durante más de 700 años. La espada de Viena fue utilizada por última vez en la coronación del emperador Carlos de Austria como rey de Hungría en 1916 y ahora se conserva en el Weltliche Schatzkammer, Viena. La fiesta de San Mauricio es el 22 de septiembre.

A diferencia de la otra espada atribuida a San Mauricio, que está en Viena, la de San Mauricio de Turín se mantuvo junto con las reliquias del santo. Se cree que la espada fue la utilizada para decapitar a San Mauricio, aunque es claramente una espada del siglo XIII.

Originalmente en el Tesoro de la Abadía de San Mauricio en Valois (Suiza), en 1591 Carol Emanuele I de Saboya transfirió la espada, junto con la mitad de los huesos de San Mauricio, a la Capilla Real de Turín. Desde 1858, la espada se ha exhibido en el Armeria Reale (Royal Armory) en Turín y tiene el número de inventario AR G 25. Se encuentra en un excelente estado de conservación, casi como si fuera forjado ayer. La espada se cree que se hizo en la primera mitad del siglo XIII.

VER ESPADA DE SAN MAURICE DE TURIN

VER OTRAS ESPADAS DE MAURICE

Espada Medieval Funcional Maurice

La Espada Medieval típica (Oakeshott tipos X, XI, XII, XIII) tiene una hoja casi invariablemente recta y de doble filo, de perfil lenticular achatado y con acanaladuras en ambos lados para aligerarla sin restarle resistencia. La longitud de la hoja varía entre 70 y 85 cms, y ya está dotada de una punta capaz de atravesar casi todas las armaduras de la época, salvo quizá las cotas de mallas remachadas.

El punto de equilibrio se aproxima más a la guardia, haciendo más fácil y fluido su manejo, a pesar de que su masa se incrementa hasta alcanzar un peso de entre 900 gramos y 1,3 Kg, Las empuñaduras siguen siendo cortas y para acomodar una sola mano, y por tanto estas armas también se usan casi siempre (incluso en el caso de la caballería) acompañadas de un escudo. Sigue siendo una espada enormemente contundente, como demuestran diversos grabados y tapices de la época en las que se representan batallas y la efectividad de estas armas. También se han encontrado fosas comunes pertenecientes a batallas medievales en la que los esqueletos mostraban a las claras el tipo de horribles heridas que estas armas podían inflingir.

La espada medieval Maurice es un réplica de la espada fechada entre 1200-1250. Espada Maurice medieval funcional del siglo XIII. Hoja forjada en acero al carbono EN45 con bordes redondeados (romos). Incluye vaina de madera revestida en cuero. La original se encuentra en Turín, junto a la tumba de San Mauricio.

VER ESPADA MEDIEVAL FUNCIONAL MAURICE SIGLO XIII

VER OTRAS ESPADAS DE MAURICE

VER OTRAS ESPADAS FUNCIONALES

Espadas íberas y celtas

Los pueblos íberos se extendían por el sur y el este de la Península Ibérica. Vivian en poblados amurallados construidos en zonas elevadas. Las casas eran rectangulares y se distribuian formando calles. Los íberos se organizaban en tribus gobernadas por un rey. La mayoria de la población se dedicaba a la agriculura y a la ganadería.

Falcata, Kopis, mango caballo

Los íberos eran expertos artesanos, fabricaban espadas de hierro, recipientes de cerámica y tejidos de lana y lino. Utilizaban su propia moneda en los intercambios.

Falcata Kopis, mango de caballo

Las armas entre los íberos eran expresión de los valores de quienes habían combatido valerosamente y podían portarlas con orgullo en asambleas y ceremonias y ofrecerlas en ritos celebrados en las necrópolis y otros lugares de culto. La falcata se conoce como la espada ibérica por excelencia.

FALCATA IBERICA FUNCIONAL

La Falcata ibérica es la máxima representación de los íberos. En todo el mundo mediterráneo, sobre todo en Atenas y Roma, se admiraba la calidad de las falcatas o espadas cortas de los íberos. Los herreros íberos mimaban la fabricación artesanal de estas armas, forjadas con un mineral de hierro de altísma pureza. La flexibilidad de la falcata era tal que los experimentados herreros la colocaban sobre sus cabezas doblándola hasta que la punta y la empuñadura tocaban sus hombros. Si la falcata volvía rápidamente a su posición recta al soltarla de un golpe era una obra de arte, si no se fundía de nuevo para volver a forjarla. Los herreros diseñaban falcatas con acananaladuras para, además de mejorar su estética, aumentar las cualidades de resistencia, ligereza y flexibilidad de las hojas. La falcata era un arma letal en las distancias cortas.

FALCATA PREIBÉRICA

Íberos y celtas trabajaban diestramente el metal, fabricaron estupendas espadas, por lo que también eran muy buenos guerreros. Los celtas ocupaban las tierra de las Meseta y de la costa atlántica en la Península Ibérica, como los vascones. Vivían en poblados amurallados y elevados llamados castros.

ESPADA CELTA FUNCIONAL

Las casas eran circulares y se distribuían de manera desordenada. Los celtas se organizaban en tribus, se abastencian con lo que producian ellos mismos, por eso el comercio era una actividad muy escasa. La mayoria de las personas se dedicaban a la ganadería, aunque también cultivaban cereales. Los celtas eran especialistas en la fabricación de objetos de metal.

espada celta de antenas

Los Celtas solían utilizar las espadas cortas, los puñales de herradura y las espadas de antenas. Las espadas celtas de la Edad del Hierro eran bastante largas en contraste con el reducido tamaño de las espadas de la Edad del Bronce.

Espada Celta Corta, 63 cms.

La espada celta solía tener antenas y su mango tenía forma de ser humano: el pomo corresponde a la cabeza, el cuerpo a la empuñadura y las piernas son la guarda que sirven como protección a la mano.

Espada Celta funcional1

VER MÁS ESPADAS ÍBERAS

VER MÁS ESPADAS CELTAS

VER TODO TIPO DE ESPADAS