Espada Griega de Marto

La espada griega solía tener un nervio central y dependiendo de la forma de su hoja, permitía cortar o clavar. Si la hoja tenía un diseño curvo, se podía denominar Kopis, con la que se pretendía herir de tajo y no de punta.

La espada griega también podía tener la hoja recta y en este caso, generalmente, se la denominaba Máchaira y con ella se podía clavar y herir de punta.

Os presentamos esta fantástica Espada Griega con hoja de vena central en acero inoxidable y puño en piel negro. Guarda circular y pomo labrados. Fabricada en Toledo (España) por Marto.

FICHA TÉCNICA:
Largo 66 cms.
Ancho 11 cms.
Lugar de fabricación Toledo (España)
Material Hoja: Acero inoxidable
Largo hoja 49 cms.
Largo empuñadura 10,5 cms.

VER ESPADA GRIEGA DE MARTO

VER OTRAS ESPADAS GRIEGAS

Espada Vikinga Suontaka

Esta espada del siglo X fue encontrada en la tumba de una mujer en Suontaka, Finlandia en 1968. La espada original está hecha en bronce, lo que la convierte en una obra de arte única para su tiempo. En la tumba se encontró además un conjunto completo de joyas y otros artículos domésticos. El pueblo de Suontaka está en Häme, Finlandia. La espada original está en exhibición en el Museo Nacional de Finlandia.

Nuestra impresionante réplica de esta pieza cuenta con un pomo muy elaborado con decoración de nudos en la guarda, en el pomo y en las incrustaciones. Todo está bañado en rico cobre. Hoja de acero templado al carbono 1085 con espiga completa. La espada se completa con una rica vaina de cuero y accesorios de cobre a juego y con un tahalí para usar esta poderosa pieza. Fabricada por Windlass Steelcrafts.

• Total: 94 cm
• Hoja: 78 cm de largo
• Peso: 1.390 gr

VER ESPADA VIKINGA SUONTAKA

VER OTRAS ESPADAS VIKINGAS

VER MÁS ESPADAS FUNCIONALES

Espada Funcional Barón

El sucesor del famoso rey Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra, era detestado por los barones ingleses a los que había obligado a pagarle muchas multas e impuestos. El arzobispo de Canterbury, Langton, mostró a los barones una vieja carta en la que el rey, Enrique I  (que era francés ) prometía observar las costumbres de los ingleses. Los barones ingleses decidieron entonces redactar también una carta en que quedaran consignados lo derechos de los ingleses y que obligaba al rey a que jurase respetarla en lo sucesivo. Los barones juraron que, si se negaba, le harían la guerra hasta que cediese (1214).

Desde entonces los ingleses han denominado a la Carta Magna “el fundamento de las libertades inglesas”. No impedía que el rey gobernase mal; pero determinaba por escrito, de manera indiscutible, las costumbres que el rey y sus consejeros tenían el deber de observar. El rey mismo ya no tenía derecho de obrar según su capricho. Como decían los ingleses, “estaba sometido a la ley”, es decir, obligado a respetarla.

VER ESPADA FUNCIONAL BARÓN

VER OTRAS ESPADAS FUNCIONALES