Cimitarra Árabe Dorada

La Cimitarra es un sable con una hoja curva larga, originario de Oriente Medio. En tiempos de los cruzados, las espadas de Damasco se convirtieron en legendarias y fascinaban a los herreros de la parte de Europa Occidental. Tanto su fuerza como su belleza provenían del alto contenido en carbono, que en las espadas de Damasco estaba entre 1,5 y 2,0 por ciento. Así, al añadirle carbono al hierro reducido, el resultado era el de un material más duro.

Cimitarra Arabe dorada

El acero (que es el hierro con carbono) se preparaba en la India, donde se le llamaba pasta. Se vendía en forma de lingotes o de redondeles del tamaño de una medalla grande. Se cree que las mejores hojas se forjaron en Persia a partir de esas pastas, para hacer también escudos o armaduras. Aunque el acero de Damasco se conocía en todo el Islam, también se conocía en la Rusia medieval, donde se le llamaba bulat y en España (que fueron traídos por los moros), donde se hicieron famosas las espadas forjadas en las acerías de Toledo.

Cimitarra árabe dorada

VER MÁS ESPADAS ÁRABES