Tipos de espadas árabes: cimitarra, kabila, jineta y alfanje

Las poderosas espadas árabes gozaron de gran fama por ser fuertes y eficaces, además por su formidable belleza y diseño. Fueron usadas por los pueblos Orientales como árabes, turcos, otomanos y persas.

Las más destacadas son las Cimitarras, conocidas en Occidente como sables curvos musulmanes; son ligeros, cortantes, con un solo filo y una empuñadura protectora hecha de metal. Su larga y curvada hoja estaba diseñada para estocadas y para acuchillar profundamente, logrando que la hoja corte pero siga su trayectoria.

Otra famosa espada árabe es la Kabila con hoja curva. Tiene el diseño de la empuñadura como la espada Jineta Nazarí y la hoja como la de una espada cimitarra. Es similar a una gumia pero más larga.

La espada Jineta, muy conocida como espada nazarí, introducida en Al-Ándalus, era un tipo de espada recta, de doble filo con canal hasta la mitad, de empuñadura huesiforme y con pomo redondo, de una sola mano, y cuyos arriaces de forma redondeada caían hacia la hoja dejando un mínimo espacio entre sí. Pero sin duda, su característica más importante era el grandioso trabajo y calidades de los materiales con los que se fabricaban las empuñaduras.

Sin duda, el Alfanje, importante arma árabe de un solo filo y a una mano, corta, curva en su último tercio, más ancha que la cimitarra, algunas veces acanalada, y que era usada para tajos.

VER MÁS ESPADAS ÁRABES