Espadas Francisco I de Francia

Francisco I de Francia fue un Rey de Francia nacido en 1494. Francisco I está considerado como el monarca emblemático del período del Renacimiento francés. Su reinado permitió un desarrollo importante de las artes y las letras en Francia. Con él adquirió importancia la corte como espacio de poder: un lugar marcado por el lujo y la generosidad del rey en donde se concentraba una nobleza ávida de influencia política.

Espada lazo Francisco I

Una de las espadas de Francisco I fue la Ropera Francesa con guarda en latón artesanalmente soldado, hoja de ropera, pala superior estrecha. Espada ropera, puño torneado, tipica cazoleta del s XVI.

En torno a este foco de poder, Francisco I reforzó la centralización administrativa y la unificación de la Monarquía. En asuntos religiosos, en cambio, Francisco demostró cierta indiferencia, aunque reprimió los primeros brotes protestantes mientras necesitó la ayuda financiera de la Iglesia. La política exterior de Francisco I estuvo marcada por el enfrentamiento con los Habsburgo, cuyos territorios rodeaban a los de la monarquía francesa. Fue un celoso defensor de la supremacía regia, e impuso su autoridad sobre la Iglesia, sobre todo a raíz del Concordato de Bologna, firmado con el Papa, que le permitía nombrar a los obispos franceses.

Rey Francisco I de Francia

Otra de las espadas de Francisco I con acabados en plata. El pomo de sección oval como su empuñadura, que presenta tronzado a la contra separado por banda cincelada al centro. Cruz con extremos patados e inscripción en sus frentes. Hoja con mesa plana grabada y cuerpo de dos filos hasta la punta.

En el plano militar y político, el reinado de Francisco I está plagado de guerras y de importantes acontecimientos diplomáticos. Protagonizó cuatro guerras contra el emperador Carlos V: la primera (1521-26), motivada por disputas territoriales en Italia y Navarra, se saldó con la derrota de Pavía, que llevó a Francisco, prisionero en Madrid, a concluir una paz desventajosa, cuyas condiciones rompería una vez puesto en libertad. En la segunda guerra (1526-29), Francisco reunió la Liga de Cognac o Liga Clementina (con Venecia, Florencia, Milán, Inglaterra y el papa Clemente VII); tras el saqueo de Roma por Carlos V, Francisco hubo de renunciar a intervenir en Italia por la Paz de Cambray o «de las damas», si bien su adversario renunció a sus pretensiones sobre Borgoña.

Espada cruz Francisco I

La tercera guerra (1536-38) estalló a raíz de la anexión de Milán por Carlos V, a la que respondió Francisco -aliado con los protestantes alemanes- invadiendo Saboya, hasta que ambos firmaron la Tregua de Niza. En la cuarta guerra (1542-44), Francisco consiguió la alianza del Imperio Turco, Suecia y Dinamarca, mientras que Carlos obtenía la de Enrique VIII de Inglaterra; el avance de las tropas imperiales llegó a amenazar París, pero fue detenido en la batalla de Cerisoles y permitió firmar la Paz de Crépy. Su hijo y sucesor Enrique II hubo de continuar el enfrentamiento, tanto contra Carlos V como contra Felipe II. Falleció en 1547.

Francisco I también redujo el excesivo poder que tenían los nobles, con especial relevancia en el ámbito judicial. Reorganizó el ejército nacional e impuso el empleo de la lengua francesa en todos los actos y documentos oficiales. Durante su reinado se registró en Francia un notable desarrollo económico, consecuencia de la gran cantidad de metal precioso procedente de las Indias, y que pasaba a Francia a través de España. El auge de la circulación de moneda permitió un incremento de las industrias metalúrgica y textil.

VER MÁS ESPADAS HISTÓRICAS