Falcata Celta-Ibérica Funcional Circa 200 a.C.

La espada falcata es considerada el arma característica y autóctona de los pueblos ibéricos, con una forma curvada poco común. Las primeras falcatas halladas en la Península Ibérica datan del siglo V a.C. y perduraron hasta finales del siglo I a.C. La falcata está relacionada con las poblaciones indígenas ibéricas anteriores a la conquista romana, fue muy usada entre los pueblos íberos o los celtíberos limítrofes con los primeros, siendo la espada de “antenas” más común en la zona más céltica de la Península.

La frecuente presencia de contrafilo en los ejemplares recuperados sugiere que también era arma de corte y de estocada. La hoja era acanalada. La calidad de su hierro era sometido a un tratamiento de oxidación (enterrando las planchas bajo el suelo entre dos y tres años) eliminando así las partes más débiles de éste. La hoja se realizaba forjando tres láminas y uniéndolas en caliente, de las cuales la central presentaba una prolongación para la empuñadura, desplazada normalmente hacia un lado respecto al eje de simetría de la espada, y con forma de cabeza de caballo o grifo. La empuñadura iba decorada con cachas de hueso o marfil, y solía unir la cabeza del animal a la guarda con una cadenilla.

Falcata Celta-Ibérica Circa 200 a.C. forjada con hoja en alto acero al carbono 1065 y pomo es de latón macizo. Incluye vaina.
FICHA TÉCNICA:
Fabricante: WINDLASS STEEL CRAFTS
Largo 64 cms.
Largo hoja 51 cms.
Peso 1190 gr.
Anchura de hoja (en la guarda) 6 cms.
Material hoja Acero al Carbono 1065
Grosor 4.8 mm.

VER FALCATA CELTA-IBÉRICA FUNCIONAL

VER MÁS FALCATAS

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802