Espadas de madera y latex para niños

Los niños tienen derecho a jugar con sus juguetes, ya sean espadas y pistolas sin que los padres tengan que pensar que van a ser niños o niñas violentos. En condiciones normales los niños imitan a súper héroes y a personajes. El límite del juego es no hacer daño al otro.

Hay que ver estos juegos con naturalidad. Es simplemente un juego libre donde es el niño quien crea con su imaginación infantil, se mueve, se divierte y comparte con otros niños. Muy distintos son los vídeo juegos, porque en algunos de éstos el niño es sujeto pasivo de una historia que le propone alguien de principio a fin, no se mueve y, muchas veces, no comparte con otros niños. Hay vídeo juegos violentos que no deberían ver los niños, porque en ellos se aplasta al adversario.

Varios pedagogos dicen que jugar con espadas es un clásico, ya que las espadas, las flechas, son símbolos de las historias de héroes y heroínas. Se puede jugar con ellas en el marco de una historia en la que se representa la lucha entre iguales y se fomenta que el vencedor atienda con respeto al vencido. Se transmiten valores de amistad, de protección al otro. A los niños jugar les da mucha energía y seguridad en sí mismos.

Lo importante no es tanto el objeto con el que se juega sino los valores que promueve el juego. Los niños deben explorar, jugar a ser fuertes, sobrevivir. Es en ese ámbito en el que se puede dar el juego con armas de juguete inofensivas como son espadas, escudos, pistolas de madera o latex.

Lo esencial es que los eduquemos en lo que está bien y mal; los niños juegan porque necesitan fantasía, super héroes, valentía y coraje en su imaginación.

VER MÁS ESPADAS PARA NIÑOS Y NIÑAS

VER PRECIOSA JUGUETERÍA MEDIEVAL