Diferencias entre la Gladius y la Spatha

En las esculturas y pinturas romanas antiguas podemos ver a los soldados romanos llevando uno de los dos tipos de espadas romanas más conocidas. Eran unos combatientes aguerridos porque tenían que estar listos para luchar todo el tiempo, debido a que controlaban un vasto imperio, ya fuera en las colinas del este del Mediterráneo, los bosques de Gran Bretaña o las tierras fluviales de Alemania. Esto significaba que necesitaban ser versátiles y disciplinados y sus armas lo reflejaban. Las armas romanas del imperio fueron muy efectivas.

Empezaremos con la omnipresente espada romana gladius. La gladius era una espada relativamente corta (aproximadamente 25 pulgadas de largo) con bordes de corte dobles y un mango corto. El nombre técnico es la gladius Hispaniensis porque los romanos adoptaron este estilo de arma de los celtas ibéricos durante las Guerras Púnicas del siglo III a.C.

La gladius fue diseñada para combates mano a mano, cuerpo a cuerpo contra el enemigo en el campo de batalla. Las espadas más largas necesitaban espacio para empuñarlas y balancearlas, lo que significaba mover o retirar momentáneamente el escudo romano, dejando el cuerpo expuesto. El gladius más corto eliminó este problema. Un soldado romano iría a una guerra con su escudo, luego empujaría al enemigo con el escudo y lo apuñalaría con la gladius. Durante aproximadamente 400 años, este fue el arma definitiva de los soldados romanos y la herramienta que expandió el imperio en toda Europa.

La gladius fue un arma muy efectiva, pero no fue la única. Los romanos también lucharon usando una spatha. La spatha era similar a la gladius en muchos aspectos. Era de doble filo, con un mango corto y un punto cónico. Sin embargo, era más larga, aproximadamente 30-40 pulgadas de largo. Esto le dio a la spatha más alcance que la gladius. Como tal, era muy popular entre las unidades de caballería.

Así como la gladius se basó en las espadas que los romanos encontraron en la batalla con los íberos, la spatha fue inspirada por las largas espadas de los celtas en Alemania y Gran Bretaña. Guerreros germánicos que lucharon como aliados de los romanos mantuvieron sus espadas más largas y la práctica parece haberse contagiado a los romanos.

Los romanos tenían la gladius y la spatha. Entonces, ¿cuál espada es mejor? Depende de cómo y dónde se lucha. El gladius fue la principal espada romana desde aproximadamente el siglo III a.C. hasta el siglo II d.C. Durante este tiempo, fue muy efectivo en combates cuerpo a cuerpo en el sur de Europa, el este del Mediterráneo y el norte de África. Funcionó bien contra los imperios que lucharon de manera similar a los romanos.

La diferencia de la spatha con la gladius era que permitía mantener cierta distancia con el contrincante y propinarle tajos. A finales del siglo II d.C., posiblemente por influencia germana, los legionarios van a adoptar la spatha, hasta entonces utilizada exclusivamente por la caballería. Este cambio significa que las legiones romanas abandonan la lucha cuerpo a cuerpo cercana, donde la corta gladius era ideal.

VER MÁS GLADIUS

VER MÁS SPATHAS