Katana Hattori Hanzo de Kill Bill

La película Hattori Hanzo de Kill Bill está basada en un personaje histórico que aún hoy, en pleno siglo XXI, sigue muy presente entre los habitantes del Tokyo metropolitano y es protagonista de varios video-juegos y mangas. Incluso, hay un lugar llamado Hanzomon que en japonés quiere decir “Puerta de Hanzo” haciendo referencia a Hattori Hanzo. La Puerta de Hanzo, Hanzomon, es una de las puertas que guardan las murallas del antiguo castillo de Edo. Castillo que hoy es el Palacio Imperial de Tokyo y se llama así en honor al propio Hattori Hanzo (1541 – 1596), quien tenía su residencia en las inmediaciones. Él y sus descendientes se encargaron de guardar esa puerta durante varias generaciones.

Hatori Hanzo era un valiente guerrero y algunas de sus gestas fueron importantes para la historia de Japón, como por ejemplo, salvar la vida a Tokugawa Ieyasu, prestando servicios de excepción a los Tokugawa. Agentes secretos, espías, comandos, fuerza de choque, guardia, Hanzo y sus 200, su guardia formada por nativos de Iga como él, se ganaron una fama legendaria. Hanzo fue uno de los Ninjas con más poder a finales del siglo XVI. Su labor de Ninja consistía en ser sigiloso, espiar al enemigo, conseguir información, asesinar sin dejar rastro, preparar emboscadas: eran los guerreros de las sombras.

En agradecimiento a tan impecable hoja de servicios, Ieyasu hizo de Hanzo uno de sus vasallos predilectos. Cuando se instaló en Edo confirió a Hanzo el honor de guardar una de las principales puertas de acceso al castillo donde la propia familia Tokugawa residía. De ahí que esa puerta quedara para la posteridad como la Puerta de Hanzo. Este guerrero se ganó el sobrenombre de Oni Hanzo, es decir, el Diablo Hanzo.

Hattori Hanzo reaparece en la película de Kill Bill, como un forjador legendario de katanas en Okinawa.

VER KATANA HATTORI HANZO KIL BILL

VER OTRAS KATANAS