Espadas medievales una mano

Las espadas a una mano eran espadas más ligeras para cortar y rasgar, pero mejor balanceadas para un mejor corte. Eran espadas rectas, de doble filo, empuñadura para una mano y, generalmente, con la hoja acanalada, que se utilizaron desde el siglo X hasta el XVI en todas sus variantes.

Podría decirse que era el arma típica y más ágil del caballero o el soldado medieval.

En el combate medieval de los primeros años, la mayoría de los caballeros utilizaban espadas anchas y dependían de una técnica de golpe para cortar de tajo a sus oponentes.

En el siglo XV, la mayoría de las técnicas de combate orientadas en la agilidad fueron desarrolladas con el principal obstáculo de que los caballeros ya portaban armaduras y escudos de gran peso.

Esto limitaba enormemente su capacidad de movimiento y su agilidad para mover la espada con más rapidez y habilidad.

Esto hizo que se diseñaran espadas más largas y más pesadas de golpe y de estoque, más que de corte, con empuñaduras de agarre a dos manos o mano y media para poder penetrar las placas de las armaduras.

VER ESPADAS DE ENTRENAMIENTO UNA MANO. MANO Y MEDIA Y DOS MANOS