Espada Legionario Romano Siglo I

La espada Gladius del legionario romano es, tal vez, la mejor espada desde el punto de vista táctico y estratégico de la historia, ya que estaba diseñada para ataques rápidos de estocada. Esto era muy práctico, ya que el legionario romano que llevaba la espada se resguardaba tras el scutum. Una vez que el enemigo descargaba inútilmente su golpe sobre el escudo o armadura del romano, o se disponía a hacerlo, el legionario romano lanzaba una rápida estocada con su ágil gladius, y así apuñalaba y mataba al contrincante.

Espada Legionario Romano S. I D.C. - Espada Legionario Romano Siglo I

Con doble filo y una larga punta, era capaz con una estocada vigorosa de penetrar cotas de malla. Lo que hacía al legionario romano casi invencible. El cruce de la hoja le daba una forma perfecta para ser alineada con el codo, formando un ángulo de 90º. Se usaba junto al popular scutum. Los legionarios romanos daban veloces y cortas estocadas con ella y causaban serias y probablemente mortales heridas en abdomen, estómago, pecho y pubis.

Espada Legionario Romano Siglo I D.C. - Espada Legionario Romano Siglo I

Los legionarios estaban adiestrados acerca de los puntos débiles del cuerpo y conocían la gravedad de las heridas y desangrado causados al enemigo en ingles o muslos. El enemigo podía tardar en morir pero rápidamente perdía los reflejos y la fortaleza por la severa hemorragia, con los consecuentes mareos por el esfuerzo, quedando fuera de combate.

Espada Legionario Romano Siglo I - Espada Legionario Romano Siglo I

Tampoco los legionarios desdeñaban dar estocadas en las rodillas, las corvas o el talón (corte de tendones) lo cual inutilizaba al adversario. Si el enemigo presentaba una guardia baja, el legionario podía atacar de arriba a abajo hiriendo en el rostro o el cuello.

VER ESPADA LEGIONARIO ROMANO SIGLO I D.C.

VER OTRAS ESPADAS ROMANAS