Espada Carlos III Dorada con grabados

Carlos III de España (1716 -1788) conocido como “El Político” o “El mejor alcalde de Madrid” fue Duque de Parma (1731-35), Rey de Nápoles y Sicilia (1734-59) y de España (1759-88) y perteneciente a la Casa de Borbón. Era el tercer hijo varón de Felipe V, el primero que tuvo con su segunda mujer, Isabel de Farnesio, por lo que fueron sus hermanos Luis I y Fernando VI quienes sucedieron a su padre en el trono español.

La muerte sin descendencia de éstos, llevaría a Carlos a ocupar el trono. Carlos sirvió a la política familiar como una pieza en la lucha por recuperar la influencia española en Italia: heredó inicialmente de su madre los ducados de Parma, Piacenza y Toscana (1731); pero más tarde, al conquistar Felipe V el Reino de Nápoles y Sicilia en el curso de la Guerra de Sucesión de Polonia (1733-1735), pasó a ser rey de aquellos territorios con el nombre de Carlos VII. Contrajo matrimonio en 1729 con María Amalia de Sajonia, hija de Federico Augusto II, duque de Sajonia y de Lituania y rey de Polonia.

Hombre dotado de un extraordinario dinamismo y espíritu emprendedor, fomentó el crecimiento económico y cultural y educativo del país. Políticamente otorgó poder político a la burguesía, favoreciendo sus intereses con iniciativas legislativas como la creación de la Orden de Carlos III, la apertura del comercio de Ultramar o la supresión de los “oficios viles”. Fundador de la Real Fábrica de Armas de Toledo, impulsó la construcción de importantes obras arquitectónicas y la modernización de la capital del país por lo que se le conoce como “el mejor alcalde de Madrid”.

El primer asunto que debió tratar al acceder al reinado de España fue la guerra de los Siete Años para frenar la expansión británica por América y, posteriormente colaboró en la independencia de Estados Unidos de América. En la línea de la Ilustración propia de su época, Carlos III realizó importantes cambios, sin quebrar el orden social, político y económico básico, Despotismo Ilustrado.

Reformó el ejército e incrementó el poder naval español, hasta el punto de que pudo ser considerada en su época como la más poderosa después de la británica. Muere en 1788 sucediéndole en el trono su hijo Carlos IV.

Entre los aspectos más duraderos de su herencia quizá haya que destacar el avance hacia la configuración de España como nación, a la que dotó de algunos símbolos de identidad (como los que en el futuro se convertirían en su himno y su bandera nacionales) e incluso de una capital digna de tal nombre, pues se esforzó por modernizar Madrid (con la construcción de paseos y trabajos de saneamiento e iluminación pública) y engrandecerla con monumentos (de su época datan la Puerta de Alcalá, el Museo del Prado —concebido como Gabinete de Historia Natural—, el hospital de San Carlos o la construcción del nuevo Jardín Botánico, en sustitución del antiguo de Migas Calientes) y con edificios representativos destinados a albergar los servicios de la creciente administración pública.

El impulso a los transportes y comunicaciones interiores (con la organización del Correo como servicio público y la construcción de una red radial de carreteras que cubrían todo el territorio español, convergiendo sobre la capital) ha sido, sin duda, otro factor político que ha actuado en el mismo sentido, acrecentando la cohesión de las diversas regiones españolas.

Espada Carlos III decorativa con grabados en cazoleta. Una espada de alta calidad de la exclusiva Colección “Espadas Históricas, Fantásticas y de Leyenda” fabricadas por MARTO. Certificado de Calidad y Origen, Hecho en Toledo.

FICHA TÉCNICA:
Fabricante: MARTO
Ancho 16 cms.
Peso 2 Kg.
Material hoja Acero Inoxidable
Longitud 100 cms.

VER ESPADA DE CARLOS III DORADA CON GRABADOS

VER MÁS ESPADAS DE CARLOS III

VER ESPADA DE CARLOS III RÚSTICA

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802