Espadas que simbolizan el coraje y la valentía de guerreros y famosos personajes de la historia universal que todos admiramos por sus hazañas

Espadas Carlomagno

Carlos I el Grande, llamado Carlomagno (abril de 742 d.C. – enero de 814 d.C.) fue rey de los francos desde 768 hasta su muerte. Expandió los distintos reinos francos hasta transformarlos en un Imperio al que incorporó gran parte de Europa Occidental y Central. Conquistó Italia y fue coronado Imperator Augustus por el Papa León III el 25 de diciembre de 800 en Roma. De este modo se sustituía al Imperio Bizantino como protector de la cristiandad.

espada-carlomagno

A consecuencia del número de idiomas hablados dentro del Imperio, y su expansión a escala europea, el nombre de Carlomagno ha sido preservado bajo abundantes formas en un gran número de diferentes idiomas. Su idioma ya no existe en sí, sino que evolucionó hasta convertirse en el idioma fráncico.

Carlos I El Grande. CarloMagno

Carlos, su nombre de nacimiento, deriva del de su abuelo, Carlos Martel; este nombre deriva a su vez de Karl, lexema germánico que significa hombre u hombre libre, y que está relacionado con el Churl inglés. Los nombres latinos Carolus o Karolus constituyen las primeras formas existentes de su nombre.

espada carlomagno serie limitada

Así como el diseño de sus espadas, Carlomagno era un conquistador agresivo, sagaz político y hombre de Estado, y un General muy afortunado, Carlomagno estableció la escena de su vasto imperio que, en diferentes formas, ha alcanzado el siglo XX.

Espada Carlomagno oro

Su reinado se ha asociado con el Renacimiento Carolingio, un resurgimiento de la cultura y las artes latinas a través del Imperio Carolingio, que estableció una identidad europea común. Por medio de sus conquistas en el extranjero y sus reformas internas, Carlomagno sentó las bases de lo que sería Europa Occidental en la Edad Media.

ESPADAS DE CARLOMAGNO

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS

Espada Lobera de San Fernando III, Rey de Castilla y León

Fernando III de Castilla nació en Zamora el 5 de agosto de 1199 y murió en Sevilla el 30 de mayo de 1252, llamado el Santo, rey de Castilla (1217 – 1252) y de León (1230 – 1252). Hijo de Berenguela I, reina de Castilla, y de Alfonso IX, rey de León. Durante su reinado se unificaron definitivamente las coronas de Castilla y León, que habían permanecido divididas desde la época de Alfonso VII el Emperador, quien a su muerte las repartió entre sus hijos, los infantes Sancho y Fernando. Fue canonizado en 1671, siendo papa Clemente X y reinando en España Carlos II.

Espada Lobea de Fernando III

Su famosa espada se conoce como la Espada Lobera, hoy en día conservada como reliquia en la Catedral de Sevilla, de donde cada año es sacada en procesión para conmemorar la reconquista de Sevilla en 1248 por dicho rey. Era el símbolo de poder de Fernando III, y así aparecerá en muchos grabados, con espada y orbe en mano, en vez del tradicional cetro.  En su lecho de muerte, Fernando III dirigiéndose a su hijo menor, el infante D. Manuel, le dijo: «non vos puedo dar heredad ninguna, mas dovos la mi espada Lobera, que es cosa de muy grand virtud et con que me fizo Dios a mi mucho bien». La Lobera fue fiel compañera en su glorioso camino, le sirvió de altar en sus oraciones, y de cetro justiciero en sus labores reales.

Espada de San Fernando

Durante su reinado fueron conquistadas en el marco de la Reconquista las ciudades de Córdoba, Sevilla, Jaén y Murcia, obligando con ello a retroceder a los reinos musulmanes, que, al finalizar el reinado de Fernando III el Santo, únicamente poseían en la Península Ibérica las actuales provincias de Huelva, Cádiz, Málaga, Granada y Almería.

Espada de San Fernando III

Trató de unificar y centralizar la administración de los reinos castellano y leonés, promovió la traducción del Fuero juzgo e impuso el castellano como idioma oficial de sus reinos en sustitución del latín. Repartió las nuevas tierras conquistadas entre las órdenes militares, la Iglesia y los nobles, lo que dio lugar a la formación de grandes latifundios. En el ámbito cultural y religioso, mandó levantar las catedrales de Burgos y León. Se esmeró por que en su Corte se le diera importancia a la música y al buen hablar literario (su hijo el rey Alfonso el Sabio será un gran literato y declarará que su saber se lo debe en gran parte al interés que su padre tenía por que su instrucción fuera la mejor posible).

SAN FERNANDO EN SU URNA

El cadáver del rey Fernando III el Santo recibió sepultura en la Catedral de Sevilla, tres días después de su defunción. Fernando III había dispuesto en su testamento que su cadáver recibiese sepultura al pie de la imagen de la Virgen de los Reyes, que se supone le fue regalada al monarca por su primo, el rey San Luis de Francia, y había ordenado además que su sepultura fuera sencilla, sin estatua yacente.

SAN FERNANDO EN PROCESIÓN

No obstante, tras la muerte del rey, su hijo Alfonso X el Sabio ordenó realizar los mausoleos de sus padres, revestidos de plata, y las efigies sedentes que les representaban, recubiertas de metales preciosos y piedras preciosas, contraviniendo así el deseo de su padre.

VER ESPADA LOBERA DE SAN FERNANDO III

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS

Espada Mano y Media de Alberto II de Austria

Alberto II de Austria (12 de diciembre de 1298 – 16 de agosto de 1358), Duque de Austria. Príncipe muy instruido, llamado por ello el Sabio. Albert II nació en el Castillo de Habsburgo, hijo de Alberto I rey de romanos y de Isabel del Tirol. Se convirtió en el gobernante conjunto de todos los territorios de los Habsburgo, con su hermano menor, Otón el Alegre en 1330, mientras que aumentó sus posesiones por la herencia de su esposa Juana, que se componía de la Provincia de Pfirt y varias ciudades.

ESPADA DE ALBRECHT II DE AUSTRIA

 Albrecht II tuvo éxito en el establecimiento de sus reclamos de Carintia y Carniola contra Juan I de Bohemia. Como reflejo de su gran reputación entre los líderes laicos y la Iglesia de Europa, en 1335 el Papa Benedicto XII le pidió que mediara en el conflicto de la iglesia con el emperador Luis IV de Baviera. Dos años después, en 1337, el rey Felipe VI de Francia le pidió ayuda contra el emperador Luis y el rey Eduardo III de Inglaterra. Sin embargo, Alberto permaneció fiel al emperador hasta la muerte de Luis.

 ESPADA MANO Y MEDIA DE ALBERTO II DE AUSTRIA

Estableció la “regla de la casa Albertiniana” (Albertinische Hausordnung) para predeterminar las reglas de sucesión en las tierras austriacas, aunque la norma se tuvo en cuenta después de su muerte hasta ser renovada por Maximiliano I, emperador del Sacro Imperio Romano. Adoptada como parte de la Pragmática Sanción, la norma efectiva de la casa Albertiniana, siguió siendo una de las leyes básicas de Austria hasta 1918. Estiria le debe su (ex) constitución, la llamada “Montaña Book” ( Bergbüchel), y lo mismo puede decirse de Carintia.

 ALBERTO II DE AUSTRIA

Alberto II de Austria comenzó la construcción del coro de estilo Gótico de la Catedral de San Esteban de Viena, conocido como el Coro Albertiniano. Alberto murió en Viena en 1358 y fue enterrado en un monasterio de su propia fundación, Gaming Charterhouse en la Baja Austria.

 VER ESPADA DE ALBERTO II DE AUSTRIA

VER MÁS ESPADAS FUNCIONALES