Sable Cosaco en bronce

El sable de los cosacos tenía la hoja de un solo filo, larga, puntiaguda y estrecha y con la ligera curvatura típica del sable. Pomo dorado y labrado, con forma evocadora de una estilizada cabeza de águila. Carece de guarda y de gavilanes. La negra empuñadura está surcada de menudas estrías inclinadas que impiden que la mano resbale sobre ella al blandir el arma; lleva en la base un remate dorado con ornamentación en ligero relieve.

 

Sable Cosaco bronce

Los cosacos eran aguerridos guerreros, su población era seminómada surgiendo hace más de cinco siglos en las estepas meridionales de Rusia. Su temible y eficaz manejo del sable propició que fueran integrados en el ejército ruso, donde sus unidades eran muy apreciadas. Destacaban por ser consumados y valerosos jinetes, amantes de la vida independiente, pero fielmente vinculados entre sí. Los cosacos formaron grupos importantes de guerreros aglutinando a campesinos y soldados descontentos con las formas de los gobiernos medievales rusos. Unidos bajo el mando de jefes o atamanes, se establecieron en distintas regiones de Rusia de las que tomaban su nombre.

Sable Cosaco bronce pomo

Así organizados, acudían voluntariamente para auxiliar al Zar de turno en la guarda de fronteras o en batallas contra otras naciones. Andando los siglos, llegaron a reconocer la autoridad del Zar pero sin someterse a ella. Su conocido arrojo, unido a su eficacísimo manejo del sable les hacía imprescindibles para decidir el resultado de las batallas. Su arma, que ellos llamaban Shashka, era el sable en S, de origen oriental y un clásico de la caballería ligera.

SABLE COSACO EN BRONCE

VER SABLE COSACO

VER OTROS SABLES