Espadas y Dagas Barbarian

Durante el período de las grandes migraciones (invasiones bárbaras) afectaron a extensas regiones de la zona templada de Eurasia, conllevando la caída o desestabilización de grandes imperios consolidados como el imperio romano, ocupándolo violentamente o llegando a acuerdos políticos.

Tuvieron lugar a lo largo de un ciclo histórico de larga duración, entre los siglos IV y XVI, comprendiendo la práctica totalidad de Europa y la cuenca del Mediterráneo, marcando la transición entre la Edad Antigua y la Edad Media que se conoce con el nombre de Antigüedad tardía. Se distinguen varias fases en esas migraciones, correspondiendo el protagonismo de las primeras a los pueblos germánicos (del siglo IV al siglo VI), mientras que las últimas corresponden a los vikingos.

Es bien conocido y bien demostrado que entre los años 535 d. C. y 536 d. C. se dio un período de frío extremo documentado tanto arqueológicamente, como por las crónicas de la época. Los registros de hielos árticos sugieren durante la época de las grandes migraciones hubo temperaturas relativamente frías, lo cual habría empujado a pueblos de las regiones más frías de Eurasia a migrar hacia el sur, empujando a su vez a otros pueblos que acabaron presionando sobre la fronteras de los imperios de la zona templada como el Imperio Romano, el Imperio Sasánida o el Imperio Gupta.

Durante la decadencia del Imperio Romano, fueron muchos los pueblos bárbaros que, aprovechando las disidencias internas, se aproximaron a sus fronteras y se establecieron en ellas, presionando en forma permanente para entrar. Los bárbaros lograron penetrar lentamente entre los siglos I y IV y establecerse en el interior, hasta que, finalmente, empujados por otros pueblos, lo hicieron en forma violenta.

VER ESPADAS Y DAGAS BARBARIAN

VER OTRAS ESPADAS VIKINGAS

VER OTRAS DAGAS