Daga Gótica funcional

Durante los últimos siglos de la Edad Media, desde mediados del siglo XII hasta la implantación del Renacimiento en el siglo XV, se desarrolló en Europa Occidental el arte gótico.

Su predecesor, el arte románico, reflejaba una sociedad ruralizada de guerreros y campesinos, mientras que el gótico coincide con el resurgimiento de las ciudades, donde se desarrollaron la burguesía y las universidades.

Las dagas góticas eran armas muy temidas porque en manos expertas tenían una gran capacidad para herir mortalmente.

VER DAGA GÓTICA FUNCIONAL

VER OTRA DAGA GÓTICA FUNCIONAL SIGLOS XIII Y XIV

VER MÁS DAGAS

Cimitarra Árabe Dorada

La Cimitarra es un sable con una hoja curva larga, originario de Oriente Medio. En tiempos de los cruzados, las espadas de Damasco se convirtieron en legendarias y fascinaban a los herreros de la parte de Europa Occidental. Tanto su fuerza como su belleza provenían del alto contenido en carbono, que en las espadas de Damasco estaba entre 1,5 y 2,0 por ciento. Así, al añadirle carbono al hierro reducido, el resultado era el de un material más duro.

Cimitarra Arabe dorada

El acero (que es el hierro con carbono) se preparaba en la India, donde se le llamaba pasta. Se vendía en forma de lingotes o de redondeles del tamaño de una medalla grande. Se cree que las mejores hojas se forjaron en Persia a partir de esas pastas, para hacer también escudos o armaduras. Aunque el acero de Damasco se conocía en todo el Islam, también se conocía en la Rusia medieval, donde se le llamaba bulat y en España (que fueron traídos por los moros), donde se hicieron famosas las espadas forjadas en las acerías de Toledo.

Cimitarra árabe dorada

VER MÁS CIMITARRAS

VER OTRAS ESPADAS ÁRABES

Espada San Maurice de Turin

San Mauricio o San Maurice Mártir fue un oficial de la Legión Tebana de soldados cristianos del Alto Egipto durante el reinado del emperador Maximiano Herculio, hacia el año 287. La legión Tebana estaría compuesta por 6.600 coptos cristianos egipcios que habían sido originalmente reclutados y estacionados en Thebias en el Alto Egipto.

San Mauricio es uno de los santos más populares en Europa Occidental. Hay más de 650 lugares sagrados que llevan su nombre solo en Francia y más de setenta ciudades llevan su nombre. En la Edad Media, San Mauricio fue el santo patrón de varias dinastías de Europa y de los emperadores del Sacro Imperio Romano, muchos de los cuales fueron ungidos ante el Altar de San Mauricio en la Catedral de San Pedro en Roma. El rey Segismundo de Borgoña donó tierras para un monasterio en su honor en 515. Enrique I (919-936) cedió la provincia suiza de Aargua a cambio de la Lanza de los Santos ; y otra reliquia sagrada, la Espada de San Mauricio (Viena), que sirvió como espada de coronación de los emperadores del Sacro Imperio Romano (Alemania y Austria, a veces con partes de Italia) durante más de 700 años. La espada de Viena fue utilizada por última vez en la coronación del emperador Carlos de Austria como rey de Hungría en 1916 y ahora se conserva en el Weltliche Schatzkammer, Viena. La fiesta de San Mauricio es el 22 de septiembre.

A diferencia de la otra espada atribuida a San Mauricio, que está en Viena, la de San Mauricio de Turín se mantuvo junto con las reliquias del santo. Se cree que la espada fue la utilizada para decapitar a San Mauricio, aunque es claramente una espada del siglo XIII.

Originalmente en el Tesoro de la Abadía de San Mauricio en Valois (Suiza), en 1591 Carol Emanuele I de Saboya transfirió la espada, junto con la mitad de los huesos de San Mauricio, a la Capilla Real de Turín. Desde 1858, la espada se ha exhibido en el Armeria Reale (Royal Armory) en Turín y tiene el número de inventario AR G 25. Se encuentra en un excelente estado de conservación, casi como si fuera forjado ayer. La espada se cree que se hizo en la primera mitad del siglo XIII.

VER ESPADA DE SAN MAURICE DE TURIN

VER OTRAS ESPADAS DE MAURICE