Espadas Normandas funcionales

Las espadas normandas tenían una morfología particular, en la cual se puede adivinar la forma inconfundible de la futura Espada Medieval en versión primitiva. Desde el siglo XI las espadas normandas empiezan a desarrollar los gavilanes o la cruz, permaneciendo estable este tipo cruciforme, incluso hasta las Cruzadas del siglo XIII, con variaciones que sólo afectan a la forma del pomo. Estas espadas estaban diseñadas como armas cortantes, si bien se hicieron comunes puntas efectivas para rebatir las mejoras en la armadura.

Espada normanda larga funcional

Su punto de equilibrio estaba a una distancia considerable de la guardia, lo que aumenta la inercia y potencia de sus golpes, pero dificulta recuperar el arma tras lanzar un ataque, por lo que esta espada se usaba siempre acompañada de un escudo para permitir al guerrero utilizar su arma únicamente para atacar y al mismo tiempo estar bien defendido.

Espada normanda larga funcional1

El diseño de la espada vikinga deriva en el de la espada normanda, base desde la cual todos los pueblos europeos desarrollarán los diferentes tipos de espadas medievales.

Espada Normanda una mano funcional

La espada normanda está dotada de una guardia más ancha y capaz de defender la mano del guerrero con más efectividad, así como de servir como arma por sí misma, y una hoja más larga y puntiaguda que permite usar el arma tanto con cortes como con estocadas, aunque en este caso todavía predomina el ataque cortante. Los pomos tienen variedad de formas, siendo las más comunes la boletus y disco.

Espada Normanda en látex

VER MÁS ESPADAS NÓRDICAS

VER OTRAS ESPADAS FUNCIONALES