Sable de Concha Holandés de los Siete Mares

En el uso del sable, ya fuera para entrenamiento o combate, la punta del rival podía lastimar la mano que empuñaba el arma, por lo que solían usarse guantes de cuero gruesos al luchar con ellos. Para proteger mejor la mano, se añadieron chapas metálicas en forma de conchas. Con el tiempo estas conchas estuvieron formadas por una sola pieza de chapa de hierro o acero bilobulada, que originaron la guarnición de conchas, conocida en el sable de concha holandés.

Esta réplica del sable de concha holandés de los siete mares está fabricado con hoja en acero al carbono ligeramente curvada, protector en forma de concha y empuñadura en madera. Históricamente exacto al original se reproduce a partir de un diseño usado por el Dutch East India Co. modelos similares fueron muy populares en los siete mares. Hay que subrayar que no se aplicaron reglas al diseño del primer sable y se adoptaron varias formas.

FICHA TÉCNICA:
Largo 85 cms.
Material Hoja: Acero al Carbono
Largo hoja 71 cms.
Grosor 0,47 cms.
Peso 1190 gr.
Anchura de hoja (en la guarda) 3 cms.
Fabricado por Windlass Steelcrafts®.

“Navegar por los siete mares” es una expresión utilizada a lo largo de la historia de muchas culturas y pueblos en relación a un grupo de mares mencionado con frecuencia en la literatura medieval europea: el mar Negro, el mar Caspio, el mar Rojo, el mar Mediterráneo, el mar Adriático, el mar de Arabia. el mar Pérsico.

En el siglo IX después de Cristo, existía una frase muy popular que decía “Quien quiera ir a China debe cruzar siete mares”. En la actualidad, se ha adaptado los siete Mares a los océanos así: El Océano Ártico, el Océano Antártico, el Océano Pacífico Norte, el Océano Pacífico Sur, el Océano Atlántico Norte, el Océano Atlántico Sur, el Océano Índico.

VER SABLE DE CONCHA HOLANDÉS DE LOS SIETE MARES

VER MÁS SABLES