Espadas Alejandro Magno

Las Espadas de (Alejandro III) Rey de Macedonia que sucedió muy joven a su padre, Filipo II, asesinado en el 336 a. C. Éste le había preparado para reinar, proporcionándole una experiencia militar y encomendando a Aristóteles su formación intelectual. Alejandro Magno dedicó los primeros años de su reinado a imponer su autoridad sobre los pueblos sometidos a Macedonia, que habían aprovechado la muerte de Filipo para rebelarse. Lanzó su ejército contra el poderoso y extenso Imperio Persa continuando así la empresa que su padre había iniciado poco antes de morir.

ESPADA ALEJANDRO MAGNO SERIE LIMITADA

Alejandro recorrió victorioso el Asia Menor (batalla de Gránico, 334), Siria (Issos, 333), Fenicia (asedio de Tiro, 332), Egipto y Mesopotamia (Gaugamela, 331), hasta tomar las capitales persas de Susa (331) y Persépolis (330). Asesinado Darío III, el último emperador Aqueménida, por uno de sus sátrapas (Bessos) para evitar que se rindiera, éste continuó la resistencia contra Alejandro en el Irán oriental. En la siguiente imagen se muestra la Espada tipo Falcata que Alejandro Magno utilizaba en sus contiendas.

Espada Paseo Alejandro Magno

Una vez conquistada la capital de los persas, Alejandro licenció a las tropas griegas que le habían acompañado durante la campaña y se hizo proclamar emperador ocupando el puesto de los Aqueménidas. Enseguida lanzó nuevas campañas de conquista hacia el este: derrotó y dio muerte a Bessos y sometió Partia, Aria, Drangiana, Aracosia, Bactriana y Sogdiana. Dueño del Asia central y del actual Afganistán, se lanzó a conquistar la India (327-325), albergando ya un proyecto de dominación mundial. Aunque incorporó la parte occidental de la India (vasallaje del rey Poros), hubo de renunciar a continuar avanzando hacia el este por el amotinamiento de sus tropas, agotadas por tan larga sucesión de conquistas y batallas.

FALCATA ALEJANDRO MAGNO

La temprana muerte de Alejandro a los 33 años, víctima del paludismo, le impidió consolidar el imperio que había creado y relanzar sus conquistas. El imperio no sobrevivió a la muerte de su creador. Se desencadenaron luchas sucesorias en las que murieron las esposas e hijos de Alejandro, hasta que el imperio quedó repartido entre sus generales (los diádocos): Seleuco, Ptolomeo, Antígono, Lisímaco y Casandro.

Alejandro Magno

Los Estados resultantes fueron los llamados reinos helenísticos, que mantuvieron durante los siglos siguientes el ideal de Alejandro de trasladar la cultura griega a Oriente, al tiempo que insensiblemente dejaban penetrar las culturas orientales en el Mediterráneo.

Espada de Paseo Alejandro Magno

 VER MÁS ESPADAS DE ALEJANDRO MAGNO

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS

Daga Darius película Alejandro Magno

Darío III Codomano (alredor 380 – 330 a. C.), último rey persa de la Dinastía Aqueménida. Darius o Dario era hijo de Arsames; el apelativo Codomano parece ser una forma adaptada al griego de su verdadero nombre, antes de adoptar el de Darío, para así evocar a Darío I y ganar legitimidad sobre el trono.

El nuevo rey pronto demostró ser más independiente y capacitado de lo esperado por Bagoas, que intentó recurrir de nuevo al veneno para eliminar al rey persa. Sin embargo, esta vez no tuvo éxito, ya que Darío, prevenido de las intenciones de Bagoas, le ordenó beber de la copa envenenada que éste le ofrecía.

Alejandro Magno era conocido por sus dotes militares. Dirigía su ejército desde las primeras líneas y su estrategia militar le llevo a conquistar un extenso territorio. Quizás el principal enemigo con el que se enfrentó fue el rey persa Darío III.

Parece ser que al intentar usar el trono de Darío después de derrotarlo, su baja estatura provocaba que la imagen fuera poco “magna” al no llegar sus pies al suelo.

Alejandro Magno (356-323 a. C.), rey de Macedonia, comenzó a reinar a los veinte años. Se apoderó primero de Grecia y, después de conquistar el inmenso Imperio Persa, siguió avanzando hacia la India.

Fue un gran estratega que nunca perdió una batalla, un visionario cuyos sueños, hazañas y destino dejaron huella en la Historia.

Cuando murió, a los 33 años, había forjado un imperio sin precedentes en la historia. Los personajes más influyentes de su vida fueron: Filippo, su padre; Olimpia, su madre; Hefestión, su gran amigo; Roxana, su ambiciosa mujer, y el general Ptolomeo, confidente y leal compañero de armas.

VER DAGA DARIUS PELÍCULA ALEJANDRO MAGNO

VER MÁS DAGAS

VER ESPADAS DE ALEJANDRO MAGNO

Espada de paseo de Alejandro Magno

La espada de paseo de Alejandro El Grande viene con su correspondiente vaina oficial y su certificado de autenticidad. Las tácticas militares utilizadas por Alejandro Magno (356-323 a. C.) demuestran que ha sido uno de los más grandes generales de la historia. La táctica llamada del “martillo y el yunque”, o también táctica de cerco con unidades de choque, era una formación de combate innovadora para la época: dispuso sus unidades en niveles; fingió querer rodear al enemigo para poder dividirlo mejor y así abrió una brecha en sus líneas defensivas.

 

Espada Paseo Alejandro Magno

Esta táctica no podía realizarse a menos que los dos ejércitos tuvieran más o menos el mismo número de efectivos, ya que consistía en encerrar al contrario por los lados. El “martillo” correspondía a la caballería pesada de los hetairoi que presionaba al adversario y lo contenía en un espacio cerrado. El “yunque” correspondía a la falange y a los hipaspistas (la infantería de élite) que intervenían justo después.

Espada de Paseo Alejandro Magno

Para llevar a las fuerzas enemigas lejos de su centro, la caballería macedonia rodeaba los flancos del ejército contrario, sistemáticamente por el flanco derecho que estaba comandado por Alejandro en persona, para luego intentar hacer un hueco y colocarse en las líneas enemigas, por lo que obligaban a sus enemigos a reagruparse.

Certificado Espada de Paseo Alejandro Magno

Atacando por los flancos, la caballería macedonia sorprendía a las tropas enemigas por la rapidez y fuerza de su impacto; en el centro, la falange y los hipaspistas avanzaban para abrir el segundo frente. Una vez se le cerraba el paso al enemigo, éste quedaba en una trampa. Generalmente, esta estrategia causaba una gran confusión porque no podía distinguirse si las unidades estaban dispersas o sólo mal coordinadas.

VER ESPADA DE PASEO DE ALEJANDRO MAGNO

VER OTRAS ESPADAS DE ALEJANDRO MAGNO

VER MÁS ESPADAS HISTÓRICAS