Sable General Británico de 1831

Es un sable curvado del siglo XIX, muy similar en su forma al prototipo Otomano, pero sus hojas son más largas, más estrechas y menos curvadas. Sigue siendo la espada ceremonial para los Generales del Ejército Británico, el patrón de 1831. El Duque de Wellington llevó este tipo de espada cuando sirvió en la India.

Sable de Generales y Oficiales Británicos del año 1831. Fabricado en hoja en acero al carbono EN45 primavera, mango en madera y guarda latonada. Incluye vaina metálica con anillas.

FICHA TÉCNICA:
Largo 98 cms.
Material Hoja: Acero al Carbono EN45
Largo hoja 81 cms.
Peso 865 grs.

VER SABLE GENERAL BRITANICO DE 1831

VER OTROS SABLES

Espada Cimitarra

Cimitarra árabe en tamaño natural (100 cms.). Réplica de una de las espadas más emblemáticas que se blandieron en la península ibérica durante la invasión árabe. La suave curva del diseño estaba pensada para cortar al enemigo a la carrera de caballo. La voz cimitarra parece venir de la derivación italiana scimitarra y del shamsir persa, y sirve en Occidente para referirse a cualquier sable curvo musulmán u Oriental.

Espada Cimitarra árabe

La cimitarra es un arma refinada, fina y ligera. Es decididamente cortante, con un solo filo y una empuñadura protectora. Su origen lo solemos hallar en Persia, si bien fue utilizada también en la India durante los siglos XIII y XIV. Sin duda, su larga y curvada hoja estaba diseñada para barrer con estocadas a los enemigos, así como para acuchillar profundamente. La particularidad de que sea curva sirve para que al atacar a caballo la hoja no se incruste en el oponente. Al ser curva lo que se logra es que la hoja corte pero siga su trayectoria.

 

 
 VER MAS ESPADAS CIMITARRAS
 
VER MAS ESPADAS ARABES

Espadas Alejandro Magno

Las Espadas de (Alejandro III) Rey de Macedonia que sucedió muy joven a su padre, Filipo II, asesinado en el 336 a. C. Éste le había preparado para reinar, proporcionándole una experiencia militar y encomendando a Aristóteles su formación intelectual. Alejandro Magno dedicó los primeros años de su reinado a imponer su autoridad sobre los pueblos sometidos a Macedonia, que habían aprovechado la muerte de Filipo para rebelarse. Lanzó su ejército contra el poderoso y extenso Imperio Persa continuando así la empresa que su padre había iniciado poco antes de morir.

ESPADA ALEJANDRO MAGNO SERIE LIMITADA

Alejandro recorrió victorioso el Asia Menor (batalla de Gránico, 334), Siria (Issos, 333), Fenicia (asedio de Tiro, 332), Egipto y Mesopotamia (Gaugamela, 331), hasta tomar las capitales persas de Susa (331) y Persépolis (330). Asesinado Darío III, el último emperador Aqueménida, por uno de sus sátrapas (Bessos) para evitar que se rindiera, éste continuó la resistencia contra Alejandro en el Irán oriental. En la siguiente imagen se muestra la Espada tipo Falcata que Alejandro Magno utilizaba en sus contiendas.

Espada Paseo Alejandro Magno

Una vez conquistada la capital de los persas, Alejandro licenció a las tropas griegas que le habían acompañado durante la campaña y se hizo proclamar emperador ocupando el puesto de los Aqueménidas. Enseguida lanzó nuevas campañas de conquista hacia el este: derrotó y dio muerte a Bessos y sometió Partia, Aria, Drangiana, Aracosia, Bactriana y Sogdiana. Dueño del Asia central y del actual Afganistán, se lanzó a conquistar la India (327-325), albergando ya un proyecto de dominación mundial. Aunque incorporó la parte occidental de la India (vasallaje del rey Poros), hubo de renunciar a continuar avanzando hacia el este por el amotinamiento de sus tropas, agotadas por tan larga sucesión de conquistas y batallas.

FALCATA ALEJANDRO MAGNO

La temprana muerte de Alejandro a los 33 años, víctima del paludismo, le impidió consolidar el imperio que había creado y relanzar sus conquistas. El imperio no sobrevivió a la muerte de su creador. Se desencadenaron luchas sucesorias en las que murieron las esposas e hijos de Alejandro, hasta que el imperio quedó repartido entre sus generales (los diádocos): Seleuco, Ptolomeo, Antígono, Lisímaco y Casandro.

Alejandro Magno

Los Estados resultantes fueron los llamados reinos helenísticos, que mantuvieron durante los siglos siguientes el ideal de Alejandro de trasladar la cultura griega a Oriente, al tiempo que insensiblemente dejaban penetrar las culturas orientales en el Mediterráneo.

Espada de Paseo Alejandro Magno

 VER MÁS ESPADAS DE ALEJANDRO MAGNO

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS